Novedades

Tips acerca del mantenimiento en caliente de transformadores de potencia

El mantenimiento en caliente es una alternativa para adelantar la rehabilitación de transformadores de potencia sin necesidad de sacarlos de servicio y por ello en el caso de sistemas en los que no existen unidades o redes de respaldo, esta es la opción que resulta ser más adecuada para garantizar el estado de los equipos sin comprometer continuidad en su operación.

Aparte de la ventaja de tener el equipo en servicio, el hecho de que los devanados se mantengan calientes mientras que se adelanta el proceso de termovacío favorece la eliminación de la humedad depositada en la parte activa.

No obstante, hablando en términos de tratamiento, bien sea con equipos de termovacío,o de adsorción,  el tratamiento en caliente tiene serios riesgos que hacen que este tipo de proceso sea inconveniente cuando las opciones de respaldo permiten sacar un equipo de línea para intervenirlo. En efecto, cualquier falla en el sistema de flujo del equipo de tratamiento o en las líneas de conexión pueden determinar una baja súbita en el nivel del tanque principal, exponiendo la parte activa a una falla catastrófica. Así mismo, las condiciones de turbulencia en el retorno del equipo de tratamiento pueden causar la aparición de burbujas que al acumularse en la parte superior de la cuba también pueden llevar al colapso al equipo bajo mantenimiento. Aparte de los riesgos de daño grave para el equipo, no se debe dejar de lado el hecho de que las personas involucradas en las operaciones de mantenimiento también se ven expuestas a unas condiciones de trabajo muy peligrosas, particularmente en las operaciones de conexión y desconexión del sistema de tratamiento, en las que se puede ver comprometida su integridad e incluso su vida.

Así, la decisión de hacer trabajos en caliente implica hacer un balance entre las necesidades reales de operación y los niveles de riesgo que pueden ser aceptables, incluyendo la posibilidad de ocurrencia de fallas que en últimas sacarían de servicio al equipo por tiempos considerablemente más largos que los requeridos para adelantar un mantenimiento en frío.

Otra desventaja de adelantar los trabajos en caliente es que, salvo los resultados que se puedan obtener de un muestreo de aceite, no es posible adelantar ensayos de campo que permitan verificar de primera mano los resultados del proceso de mantenimiento.

En conclusión, mientras que exista la posibilidad de desenergizar un transformador para adelantar su mantenimiento, esta es la opción más conveniente desde el punto de seguridad y de control de proceso. El mantenimiento en caliente no es una panacea, sino una alternativa de solución extrema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.